Buscar este blog

Las Hurdes y sus misterios en el confín extremeño

Crédito de la foto: click aquí

Recuerdo que por aquellos días no tenía cámara de fotos. Y me prestaron una. Era la primera digital que se cargaba con un disco de computadora. Las fotos quedaban alojadas en ese disco: de 3 1/2. Por eso, comprenderán, la pésima calidad de las mismas.

 Y cuando viajabamos pensaba en aquella cita de Lope de Vega, en Las Batuecas del Duque de Alba (1638) “ Y allí estaban aquellos seres aguardándonos. Mitad hombres y mitad bestia” 

-10:35 hs Am (Hace 18 años atrás)
No podía ser de otro modo. Apenas el automóvil tomó la suave pendiente que conducía a nuestro destino, ni bien pasamos unas derruidas casas, a los lejos se atisbó, como si augurase una macabra realidad nocturna, una densa niebla, que a guisa de manto algodonero , pretendía cubrir gran parte de la verde región con su humedad espectral.

Y mientras seguíamos ascendiendo el camino de montaña , con un suave y sin retorno precipicio a nuestro derredor, como fiel mensajero del peligro que sumía aumentar de velocidad en esa zona atiborrada de curvas azarosas y de un doble sentido de circulación ( desencadenante de más de una tragedia ;aunque, la hábil pericia automovilística de Horacio Arce -al vaivén de su eterna música de los Rolling- nos despreocupaba del tema) yo me preguntaba , o mejor dicho, imaginaba, como debería de ser por la noche aquel lugar. El paisaje y lo ceñido del camino daba que pensar, y mucho.

Nuestro destino era Caminomorisco, un lugar de vistas fascinantes donde , como en todas las alquerías de las Hurdes, el misterio hacia gala de lo suyo: fenómeno ovni, apariciones espectrales, yacimientos y lugares arqueológicos, extraña y exótica zoología, y muertes causadas en circunstancias inexplicables.

Las Hurdes cobra fama en la historia por haber sido una de las regiones extremeñas olvidadas y marginadas por el resto de España. Empezó a tener eco allá por el año 1845, gracias a la obra de Pascual Madoz, “Diccionario Geografico-Estadistico-Historico de España”. Por supuesto ,Pascual, no hablaba de un modo muy representativo del lugar, basta citar sus crudas palabras: “ los niños son espectros vivos que luego perecen de hambre y frío , y las mujeres son de aspecto asqueroso y repugnante, con palidez y miseria asomando a sus rostros

Finalmente, luego de ser visitada por historiadores, reporteros, o figuras tan ilustres como Miguel de Unamuno y Alfonso XIII, en 1976 las Hurdes se anexan al resto de España.

Y es así, la región ya no es la de otrora. Ya no hay rostros demacrados, esqueletos vivos asolados de paludismo, ni existe el cretinismo, los degenerados y el bocio (mucho de esto a causa de la ignorancia en la reproducción sexual entre familiares)

Eso ya es pasado. Pasado, pero no olvidado en las centenarias abuelas del pueblo que reavivan la nostalgia de otras épocas en la infinidad de arrugas del rostro , cuando exploran al incauto que desfila frente a ellas con viejas preguntas.

Las Hurdes tiene todo ese condimento que la hace , cuando menos, curiosa : Fenómenos inexplicables, leyendas, una oscura historia, médicos brujos o Zahoriles ( como aquel que prepara ungüentos para crecer el cabello, conocido “mundialmente” como Amador Rubio), mitos, arqueología insólita, etc. Pero ¿Qué hay de cierto en todo ello? Pues como ocurre con estas cosas, quizás casi nada. O nada directamente.


BUSCANDO A FELIX BARROSO

Vista de la región: foto SJ
“¿Conocés a Felix Barroso?”, grité desde el automóvil a un obrero joven que parecía cargar unas bolsas de material; el joven sonrío por mi pregunta como si estuviera acostumbrado a que preguntaran por este, y de inmediato me indicó cómo ubicar su domicilio.

El periodista Iker Jimenez, cuando había conversado con él por teléfono averiguando este punto, autor del libro “El paraíso maldito”, no me había especificado mucho donde encontrar a Felix. Pero sí que podía localizarlo en la zona facilmente porque era bastante popular.

Así, luego de peregrinar por medio Caminomorisco, preguntando a medio pueblo, localizamos la casa del bueno de Felix, profesor de Antropología.

Felix Barroso


Felix -había apuntado - “es la persona que mejor conocer la esencia y la magia del Paraíso maldito” Y ello lo corroboré maravillosamente en nuestra plática amena que mantuvimos frente a su casa.

Aunque lo suyo es la magufería, desmintió muchos de los casos que había tenido noticias, y "constató" muchos otros, como el famoso suceso de Rivera Obeja, llamado comúnmente “la luz de Rivera Obeja”.

Este episodio -uno de los tantos hechos curiosos que tiene la geografía hurdana-se remonta al año 1918 aproximadamente.

Nicolás, (Colás) Sánchez fue víctima -quizá la primera en estas circunstancias- de una especie de rayo con forma de pera que se coló bajo su caballo. Probablemente alguna centella que enseguida asociaron con ovnis.

Dos links de casos actuales:

Link 1

Link 2


- ¿De que murió Colás Sánchez? –inquirimos ensimismados con la historia.

- Miren, si buscan el acta de defunción van a encontrar que figura a consecuencia de una enfermedad desconocida, luego se dijo que la causa fue una bronconeumonía fulminante, pero nada está claro, solo que algo raro atacó al pobre de Colás y lo dejó como cadáver.

- ¿Cómo podemos acceder a los legajos de defunción?

- Podéis ir al Archivo Episcopal de Cáceres donde figuran miles de legajos sobre cada uno de las alquerías Hurdanas, pero creo que yo tengo una copia.


Sin embargo, el bestiario hurdano es muy extenso, cuyo contenido está engrosado por personas sinceras, que han tenido en ocasiones para su desgracias o fortuna -según se mire- el ser protagonistas de hechos que no han comprendido y que, en todos los casos, nos retrotrae a ese pasado que tiene la región donde la ignorancia fue siempre muy asentada.

Como buen foco donde convergen leyendas o hechos naturales tomados como una realidad misteriosa, existen algunas que ahora voy a incluir, y son las más populares:

Por ejemplo: “ El duende de ladrillar” (1907) que hizo poner cartas en el asunto a la iglesia, “el espanto de Rubiaco” (1947), un supuesto ente de más de tres metros , sin cabeza que se paseaba por las alquerías , “El macho Lanú “ (princip. de siglo) , un personaje asociado con el demonio , de forma antropomorfa, “sombras errantes” (1983), figuras etéreas ataviadas en ropajes oscuros que aparecían ingrávidas en distintas curvas o barrancos, “El niño blanco” (desde hace siglos prolifera la leyenda, que tiene una notable similitud con una de Buenos Aires),que surge con una especie de llanto que precede a la aparición de un supuesto ente identificado como el anima de un niño que falleció por el condado de Aceitunilla. Y hay más, por supuesto.

Si a esto le sumamos el encanto de la región atiborrada de verde vegetación, y por ejemplo, como me decía Felix, de supuestos y “extraños grabados y símbolos con más de 5000 años de antigüedad”, tenemos todos los ingredientes para forjar leyendas y misterios gratis en torno a la región, olvidandonos por un momento aquel pasado poco glorioso.





NOTA Y CONCLUSIÓN ACLARATORIA

El relato fue escrito hace ya bastantes años. Lo mantuve así, modificando ligeramente algunas partes, para mantener esa frescura que sentía al investigar estos temas. Debo agradecer a Horacio y a mi tío Héctor que me acompañaron en el viaje, y recorrimos juntos un buen tramo hasta esta región desde Madrid.

Horacio, el conductor, además me facilitó la cámara con la que tomé las fotos, dado que no tenía por aquel entonces ninguna. Sin su ayuda, sin su interés por encontrar un crecepelos misterioso en la zona (por el cual nos reimos sin parar todo el viaje) esta historia no habría sido contada y no me hubiera enterado de la verdad de lo que sucedía en aquella región de primera mano.

Los libros de Iker Jimenez me habían entusiasmado, y corrí a buscar esos misterios. Pero la realidad siempre ha sido más cruel (al menos para mi): mi  opinión es que no hubo tales misterios, y que las leyendas y mitos se forjaron en virtud de la ignorancia propia de una época. Esto hizo que muchos fenómenos naturales se confundieran con algo sin explicación.

Felix Barroso me confesó que incluso estaba enojadísimo con Iker por lo que había contado en su libro. Pero luego, hablando con Iker, pude comprobar de que no era tan así y que el propio Felix estaba ya en paz con él. Basta verlos conversando en algun programa Cuarto Milenio (cosa que no había visto, hasta que Iker me lo comentó, porque estoy alejado de los misterios de esta clase desde hace años)

Y esos diálogos en apariencia inexistentes en los libros, de lo que se acusó a Iker, obedecieron por supuesto a mantener el suspense de la narración, pero no se alejaron de lo que los narradores comentaron en su día (por más que yo crea que son supersticiones).

Esta es la realidad. Y desearía algún día encontrar, como le dije a Iker, una migaja de verdad en los fenómenos sobrenaturales. Pero esto ya es puramente personal mío.