Buscar este blog

El fin del misterio del Triangulo de las Bermudas


Aunque ya James Randi lo aclaró en su libro Fraudes Paranormales, ahora un periodista de la BBC pone punto final al misterio del Triángulo de las Bermudas.

Recuerdo cuando niño fantaseaba con la idea de ir a esa zona y comprobar si era o no era una puerta dimensional a otro mundo: desde entonces el mundo me parecía fantástico y con magia por todos lados.

Pues bien. Ahora Tom Mangold, buscando la verdad parece haberla encontrado. Según el periodista el misterio en torno al Triángulo de las Bermudas surgió de forma accidental allá por los años 50.

En ese entonces, sin televisión, las revisas influían de forma muy convincente a las personas. Y si ahora siguen mintiendo, imaginen aquellos tiempos. Era sencillo alimentar un mito.

"Lo cierto es que algunos periodistas –que no eran famosos por su precisión- recopilaron informaciones sobre la desaparición de algunas embarcaciones y aeronaves en un área amplia del Océano Atlántico y expusieron dudas sobre las razones esgrimidas para justificar esas desapariciones. Así nació el mito que se convirtió en un misterio", relató Mangold.



MISTERIO QUE SE DESVANECE

Ayudado por la ciencia moderna, aplicando lógica y entrevistando mucha gente, Mangold investigó 6 de las desapariciones ocurridas en el Triángulo del Diablo.

"No voy a ser tan arrogante como para decir que hemos resuelto el misterio, pero hemos llegado muy cerca de una solución", dijo en diálogo con la BBC.

Entre los casos investigados se encuentra el de la desaparición en 1948 de un avión cuatrimotor Avro Tudor IV de la línea aérea British South American Airways (BSAA). La aeronave, el "Star Tiger", cubría la ruta Bermuda-Kingston. Y muchos otros casos.

Si bien en muchos episodios, por un tema de tiempo y carencia de datos, no fue posible explicar lo sucedido, lo cierto es que los incidentes ocurridos tanto en aviones como buques desaparecidos no son mayores que los de otras partes del mundo con un nivel similar de tráfico aéreo y marítimo.

Pero fue en 1964 que el escritor sensacionalista Vicent Gaddis bautizó a la zona como misteriosa y “Triángulo de las Bermudas”.

De ahí, el mito se disparó sólo alimentando imaginaciones juveniles (entre ellas la mía). Y para cuando Charles Berlitz tomó el caso, sus libros se convirtieron en Best Sellers usando la técnica de Erich von Däniken de falsear la información y ajustarla al misterio y no a la verdad.