Buscar este blog

Rostros del crimen de 1830



Todos estos hombres, todos estos rostros proceden del mundo del crimen. Fueron atrapados por la policía británica en la década de 1830.

Además de la dureza de su fisonomía, cada rostro y cada cuerpo revelan la condición natural de desnutrición que reinaba en las primeras décadas del siglo XX. Si uno indaga qué provocó que aquellos hombres sucumbieran al crimen quizá la respuesta esté en las escasas posibilidades que imperaban en aquellos duros tiempos.

La pobreza era una lima que desgastaba las vidas llevándolas a los extremos. Probablemente el hambre, hermano de la pobreza, hubo de ser el justificativo necesario para actuar sin medir las consecuencias. ¿Qué consecuencias se pueden medir si no hay para comer y sin comida una persona no vive?.

Desde luego, no justifico los crímenes de estos hombres. Sólo despliego la reflexión para llamar la atención de un mundo con escasas posibilidades, donde el ser humano debe hacer lo que sea con tal de pasar su “temporada” en la Tierra antes de perderse en la nada.

Es, a mi modo de ver, una forma de notar que los ruegos jamás son escuchados y que los seres humanos buscan en el crimen lo que la vida les arrebató.










Fuente imágenes