Buscar este blog

El maestro de charlatanes: Claudio Maria Dominguez


¿Qué decir del nuevo gurú argentino de la New Age? 

Mucho y poco. No creo que exista un enfoque más documentado y objetivo que el que hizo mi buen amigo Alejandro Agostinelli. Aquí el link a sus artículos (click aquí, y aquí). Y este último: click aquí

De más está agregar algo al respecto de aquel hombre que lucra con las creencias de las personas, con la suprema vulnerabilidad que tenemos como seres humanos.

Claudio María Dominguez es el “parche” existencialista para ese vacío que todos tenemos y que, casi a menudo, la religión intenta subsanar.

Pero es un “parche” podrido, carcomido, hediondo, que de lo único que servirá es para crear más vacios en nuestras vidas, y por ende, la necesidad de más “parches”.

Aquí sus frases más celebres y sus personajes más queridos.



 Curriculum de Maestro Amor: Abusador de menores. Cumplió sentencia por estos hechos. Un año en La Rioja, luego en Catamarca. Denunciado como abusador sexual. Tenía una secta en Catamarca –Meditazen- donde los acólitos debían dejarlo todo para pertenecer. Incluida, desde luego, su propia identidad. La ex esposa de Domínguez lo dejó todo para ir con este abusador de menores. Incluso sus hijos. Y, contrariamente a lo que cualquier persona racional hubiera hecho, impidiendo esta inclusión a una secta donde el líder fue acusado y cumplió sentencia muchas veces por sus abusos, Claudio María Domínguez dice: 

Curriculum de Eduardo Vázquez: Músico de Callejeros, acusado de quemar y matar a su esposa.
Sobre él dice Claudio M Dominguez:

“Es un ser de luz”.

Y sobre su esposa incinerada:


Curriculum de Sai Baba: acusado de pedofilia: fue un reconocido prestidigitador que acostumbró en vida hacer trucos de magia para presentarlos como prodigios divinos y ganar el fervor de sus fieles. Sus frases, copiadas de textos antiguos y de filósofos tradicionales, las acaparó como de su propia cosecha para influir en la vulnerabilidad humana. Y sobre este abusador, dice Claudio M Dominguez:


Y la lista podría extenderse a docenas. Pero creo que ya expliqué mi punto.

Como dice el refrán: dime con quién andas y te diré quién eres.