Buscar este blog

Encuentran Elixir de la inmortalidad con más de 2000 años de antiguedad


 

Se trata de este líquido amarillento que nos recuerda al oro potable, que fue hallado en una olla de bronce de unos 2000 años. 

No se trata de vino, como se pensó inicialmente. En realidad, dicen los arquéologos, es un auténtico elixir de la inmortalidad. 

El hallazgo pertenece a la tumba de una familia noble de la provincia de Henan, en el centro de China, y se remonta a la Dinastía Han del Oeste (202 a.C a 8 d.C). Entre otras cosas, hallaron los restos muy bien conservados de un noble, vasijas de barro, materiales confeccionados con jade y bronce y una lámpara en forma de ganso. 

La olla contenía 3,5 litros de este misterioso líquido que emanana un muy fuerte olor a alcohol. Al principio, ese aroma les hizo pensar en alguna clase de bebida alcoholica como el vino, ya que era coherente con otros descubrimientos del mismo periodo. 

Por entonces el vino se confeccionaba con arroz y granos de sorgo y era muy empleado en sacrificios rituales. Pero, como señala ahora la agencia de noticias, un analisis en el laboratorio demostró que eso no se trataba de vino. 

El líquido está compuesto principalmente de nitrato de potasio y alunita, los ingredientes principales de un elixir enriquecedor de la vida documentado en antiguos textos taoístas. 

“Es la primera vez que se encuentran estos míticos medicamentos de la inmortalidad en China”, explicó a Xinhua Shi Jiazhen, directora del Instituto de Reliquias Culturales y Arqueología de Luoyang. “El líquido resulta de gran valor para el estudio de los antiguos pensamientos chinos sobre el logro de la inmortalidad y la evolución de la civilización china”.

Y en efecto, los chinos fueron los más obsesionados con los elixires secretos, muy distinto de la alquimia europea tradicional.

Pero por la composición de tal "licor" , y habiendo leído muchos libros del tema (amplia información en mi libro Al-quimera: los años que trafiqué con la alquimia) podriamos pensar en un Disolvente más que un elixir. 


Tal vez, el Menstruo Hediondo de Llull, o Nuestra Agua o Vinagre de las montañas. El fuego preternatural de Artefio. El Agua primera de los Filosofos o Disolvente de la Luna de Alberto Magno. 

De hecho, hace muchos años atrás, un alquimista me escribió contandome que leyendo a Alberto Magno en su El compuesto de los compuestos, luego a Llull en su Clavicula y finalmente a Artefio en su Libro Secreto, había elaborado una suerte de disolvente al que denominó Aqua Ignis o Menstruo Hediondo. 

No necesitó mucha temperatura ni nada sofisticado. Recuerdo sus fotos, que desgraciadamente el correo de Hotmail ya me impide acceder. Pero las materias las colocó secas en un Erlenmeyer con un tubo de desprendimiento y a fuego suave. 

Introdujo alumbre, sal nitro (nitrato de potasio) y vitriolo (sulfato de hierro). A fuego suave lo primero que pasó fue un agua común y luego cuando las materias se hubieron fundido, incrementó el calor hasta que comenzó a liberar el tan buscado líquido que vino acompañado de un deprendimiento de gases naranja y marrón . 

Cesó con la operación cuando la materia en el Erlenmeyer se volvió negra. Pero en el receptor tenía el tan codiciada Aqua Ignis, transparente, clara, y con un color celeste muy tenue que, según sus ideas, le indicaba la dignidad celestial. 

Tal coloración se pierde con el tiempo y eso lo indican los tratados aludidos. En ese Agua Ignis puso plata vulgar y la disolvió por completo en un baño maría. 

24 horas más tarde filtró la disolución y puso un cable de cobre y comenzó a precipitarse la Luna pura en forma de un polvillo algo negro al principio y luego se volvió blanco. Esta es la que muchos alquimistas consideran la Cal de Luna. Y segun los tratados de los cuales abrevó este alquimista sus conocimientos correspondería disolver esa cal de luna con más aqua ignis para extraer luego el Mercurio de los Filósofos o Plata Viva. 

Pero por lo que sé, y como es de esperar siempre con la alquimia, fracasó en todas sus elucrubraciones.