Buscar este blog

El famoso fraude de Nina Kulagina

Nina Kulagina en pleno truco

Sin tocarlas visiblemente con las manos, aquellas cerillas comenzaban a moverse aparentemente por si solas. La mujer solo debía pasar las manos por encima de una caja de cristal transparente y el milagro parecía obedecer a su voluntad.

Se trataba de Nina Kulagina, la famosa psíquica de la URSS que afirmaba poseer poderes psíquicos, en especial, el don de la telequinesis. 

Fue durante la Guerra fría que comenzar a circular videos donde se la ve a la mujer efectuar estos asombrosos trucos que, a todas luces, hoy día sabemos que se trataron de meros efectos de ilusionismo. 

Y claro, la propia Nina pedía momentos a solas para meditar justificando que solo así podría mover los objetos, lo cual daba chance a que preparase los trucos con filamentos invisibles, pequeñas porciones de cera, etc. 

Muchos creyentes en las habilidades de Nina afirman que ella podía no sólo dominar objetos sino órganos humanos.

Tal es el caso del latido del corazón de una rana que aparentemente Nina detuvo con el poder de su mente.

Pero estas habilidades son las soñadas desde hace lustros por la Unión Soviética: lograr con la mente asesinar. Es parte de su cultura, y pienso que Nina contribuyó, con sus engaños, a que esa idea se mantuviera.

Ahora bien, si crees que puedas mover objetos con la mente, si crees que estás al supuesto mismo nivel de Nina Kulagina, existe hoy un premio en España, concretamente de 1 millón de euros, conocido como Premio Sisyphus. 

No hay más que atreverse si crees que eres un dotado clarividente, un médium, o una persona con las capacidades supuestas de Nina Kulagina. Pero me temo que, así como sucedió con el premio ofrecido por James Randi, quedará vacante pues hasta ahora, en los años que existió, nadie pudo lograr ganarlo. 

La presencia de un ilusionista, para un timador, suele ser más intimidante que la de un científico.