Buscar este blog

Las mentiras de los dioses y Sai Baba


Debo reconocerlo. Me sentí profundamente escéptico cuando me enteré que Dios había bajado a la tierra y estaba en nada menos que la India.

Sai Baba enseñando su prodigio
Como Ilusionista que he sido, siempre tiendo a dudar de tales afirmaciones sorprendentes. Pero mi incredulidad no quita que mi curiosidad profundice en tales afirmaciones.

Así me topé con Sai Baba. Aquel gurú que –dicen por ahí- es una potencia paralela al estado de India. Que se autodenominara Dios no era nuevo. Ya desde los tiempos bíblicos hemos visto como tantos hombres –fanáticos y dirigidos por el ego– creían representar la divinidad omnipresente.

Pero cuando vi que hacía supuestos milagros, materializaciones y toda una gama de fenómenos paranormales, me dije, “es hora de echarle un vistazo a este hombre”.

Y los videos fueron rotundos. Amén de “pescarlo” in fraganti en sus trucos simples de prestidigitación (y que tiempo habrá para que los revele aquí), cuando uno profundiza en su leyenda y sus milagros, se topa con otras cosas mucho menos espirituales.

Hablo de las acusaciones sexuales que recayeron contra este gurú. Testimonios de ex fieles que lo acusaban de pedofilo y demás “lindezas”.

No quiero ni puedo inmiscuirme en tales afirmaciones terribles. Sólo mencionar que documentales televisivos se han encargado de demistificarlo como corresponde, agregando aquellas difamaciones que posiblemente sean verdaderas.

Mi objetivo –modesto, escueto– en este artículo es hablar de su hipotética divinidad.

Pero vayamos al grano.

En estos tres fotogramas se aprecia cuando materializa su “divino” huevo de oro.

Aquellos que tienen el privilegio de verlo -empresarios, actores, gente muy conectada en todos los niveles- quedan librados de todo pecado.

El truco es muy simple: se lleva a la boca un pañuelo -con el pretexto de expulsar algo y de paso distraer a la audiencia- donde oculta el “huevo” empalmado entre su mano y la tela. El resto es distracción, actuación y farsa de la peor calaña. Este video será más ilustrativo:




DEL CIELO A LA INDIA

Más de 150 millones de individuos siguen a Sai Baba en todo el mundo. Ha fundado instituciones y tiene representantes en todas partes.

¿Nadie se preguntó que sería de aquel hombre y sus engaños si no hubiera sido desmistificado por grandes profesionales como, por ejemplo, Enrique Marquéz, también ilusionista?, ¿Qué hubiera sucedido con el fenómeno Baba si no estuviéramos en la era moderna?

Hoy por hoy casi nadie pone en duda –salvo los adeptos y el lector no instruido– que Sai Baba no es más que un mero prestidigitador (mediocre, por cierto) y que capta fieles a través de falsos prodigios, un poco al estilo de Jim Jones, aquel carismático e “inofensivo” líder espiritual que llevó a la muerte a sus seguidores en Guayana en 1978.

Cuando descubrí que empalmaba relojes, anillos y sus “cenizas sagradas” del modo que explico en la fotografía,(y que podéis ver un ejemplo del mismo Sai Baba, en el fotograma arriba donde se lo pescó con las manos en la "Tiza") me dije “Así que tú te autoproclamas DIOS”.

Mi mano en el truco de ilusionismo. Foto : SJ

El truco lo pueden descubrir ustedes mismos en los videos que por ahí circulan. Qué triste a estas alturas engañandonos de esta manera.


Nota publicada en la revista española Código X.