Buscar este blog

Extraña criatura alada o demonio méxicano



Según se cuenta, un automóvil lo atropelló en un cruce de Guadalajara a Morelia. El conductor pensó se trataba de un ave. Bajó a examinar y se encontró con otra cosa.

Le pareció extraña y la conservó. 

Esto habría sucedido en 2011. 



Enseguida el espécimen, conservado en formol, pasó a manos del famoso ufólogo conocido por falsificar mitos y casos ovnis, Jaime Maussán, amigo de Benitez

Examinó aquella criatura de 25 centímetros y según los responsables del análisis era una cosa extraña, un híbrido nunca visto. 

Aparentemente pertenecería al phylum de los animales vertebrados. Con el tiempo se descubrió que el caso no había sido como originalmente se conoció: aquello del choque de la criatura alada, sino el hallazgo en medio de un bosque, muy al estilo Gnomo de Girona, por parte de un joven en 2010. 

En una zona incendiada del bosque encontró los cuerpos sin vida de estas criaturas (porque fueron dos los hallazgos). 

En lo que se sabe, lo analizaron biólogos, médicos, y se le hicieron radiografías donde se aprecia el esqueleto. No se sabe qué demonios es aquello. 


Algunos especulan con el mito del hombre polilla; otros piensan en demonios del apocalipsis; no falta quien piense que es un hada chamuscada; y para pocos, es un hibrido fabricado por algun artesano experto en embalsamar, mezcla gato con murciélago, parecido al emparedado en Mendoza que una vez investigué. Lo cierto es que, sea de una forma u otra, podría integrar la coleccion del museo de rarezas londinense.



Mi conclusion es que se trata de una criatura fabricada por taxidermia. Los propios involucrados en esta historia lo tuvieron que confesar.

Una pena que JJ Benitez no haya hecho una corrección a su libro Solo para tus Ojos, donde le da fama a esta criatura.

Pero "el Hada" engañó a docenas de personas, y es natural. Fue la obra maestra de un experto en taxidermia.

Ahora bien, ¿cómo se descubrió el fraude?.



Fue en virtud de las radiografias: una suerte de puntos blancos se aprecian en las mismas, que achacaron a perdigones, pero que eran la forma en qué fue ensamblada la criatura.