Misterio resuelto: ¿qué pasó en el paso Dyatlov? Nuevo estudio científico

 

y304ku1z7mdbc8jnzdwv.jpg

Esta historia la relaté en mi libro Enigmas Revelados, y anoté la teoría que podría haberse debido a una avalancha. Ahora, parece que hay evidencia que parece confirmar esta tesis.

De yetis comiéndose a los campistas, hasta aliens y experimentos militares, se tejieron las más variopintas teorías acerca del incidente del paso Dyatlov

Pero este nuevo estudio científico arroja por mar todas esas fábulas.

Los nueve excursionistas que acampaban en los montes Urales aquel 2 de febrero de 1959 fueron encontrados sin vida en extrañas circunstancias.

Oficialmente se catalogó la causa como  “poderosa fuerza desconocida” y los documentos de la investigación se guardaron en secreto hasta la década de los 90.

Pero en un estudio publicado en Communications Earth & Environment parece confirmar que fue una avalancha.

Alexander Puzrin, investigador del estudio dice:

La verdad, por supuesto, es que nadie sabe realmente qué sucedió esa noche. Pero proporcionamos una fuerte evidencia cuantitativa de que la teoría de las avalanchas es plausible.

Parece que se aproximaba una avalancha aquella noche, y el grupo la percibió y salió como estaba, incluso descalzos, con una sola bota, y desaparecieron. Los hallarían congelados a todos.

Cuatro cuerpos se encontraban varios metros bajo la nieve. A dos les faltaban los ojos, uno no tenía cejas y el otro le habían arrancado la lengua.

Todos se hicieron la misma pregunta: ¿qué ocurrió para que estos excursionistas tan experimentados huyeran de la tienda en medio de la noche?.

La avalancha podría ser la explicación. Sin embargo, hay algunas dudas. Por ejemplo que no había evidencias de avalancha en el lugar del incidente. Y el ángulo donde estaban acampando no era lo suficientemente empinado para una típica avalancha.

sxy0cccuyzasy1qshsex.png

Pero según el profesor Johan Gaume, coautor del estudio reciente:

Los investigadores anteriores no han podido explicar cómo, en ausencia de nevadas esa noche, se pudo haber desencadenado una avalancha en medio de la noche. Tuvimos que idear una nueva teoría para explicarlo. Utilizamos datos sobre la fricción de la nieve y la topografía local para demostrar que podría ocurrir una pequeña avalancha de losas en una pendiente suave, dejando pocos rastros.

El equipo de investigación llevó a cabo simulaciones por ordenador y comprobaron lo acertado que podría ser esta teoría.