Telegram: @SJarre
e-mail: sjarreweb@gmail.com

Supervivencia Post Mortem

 

La fundación Bigelow financió un concurso, tiempo atrás, para el mejor ensayo que demostrara la supervivencia post mortem. Entre los trabajos, el primero de todos que se alzó con el premio fue galardonado con medio millón de dólares. Le siguieron otros con 300 mil dólares, 150 mil dólares, y 50 mil dólares. Aquí pueden encontrar estos trabajos: click aqui
 
Ahora bien, ¿merecen tales premios? ¿Realmente son terminantes en cuanto a la demostración de vida de ultratumbra?
 
Analizando el mejor de todos los trabajos, el de Jeffrey Mishlove, me encuentro que es la historia de siempre. Los mismos fenómenos que estudié durante años y de los cuales la evidencia no era para nada sólida, repleta de puntos débiles, lo que me hace pensar en ¿cómo es posible que se haya alzado con semejante premio.? 
 
Echémosle un vistazo y saquemos dos o tres conclusiones al respecto.
 
EL ENSAYO DE MEDIO MILLON DE DOLARES
 
Primeramente, cita a autores de todo tipo, entre ellos, el co-descubridor de la teoría de la evolución, Alfred Russel Wallace, como si la creencia de una persona constituyera una evidencia del Más Allá, sabido es que Wallace abrazó el espiritismo. Pero no menciona, ni de lejos, el timo que constituyó el espiritismo detonado por las Hermanas Fox.
 
Lo mismo cita a Martin Gardner, famoso matemático que refutaba misterios y en los cuales no creía, amigo del ilusionista James Randi, al que utiliza como autoridad para afirmar que hasta este hombre considera plausible la prolongación de la vida tras la muerte. En realidad, Gardner, como matemático, deja abierta la posibilidad, pero enseguida dice que es imposible que lo sepamos jamás (salvo muriendo) y que toda conjetura es infantil:
"Estamos tratando aquí de unos temas trascendentes sobre los que no podemos hacer sino conjeturas de lo más infantiles"
Y dice sobre las experiencias extracorpóreas:
"Mantengo la misma actitud hacia las experiencias extracorpóreas. No cabe duda de que tales experiencias ocurren. Yo mismo he soñado, o quizá ensoñado, que abandonaba mi cuerpo durmiente y erraba por ahí con sensaciones vividas de estar en lugares reales, conservando mi voluntad de moverme a placer, flotando por el cielo a veces, atravesando las paredes, otras. Aunque se trate de sueños de un tipo peculiar, distintos de los normales, no he creído ni por un momento que fuera otra cosa que sueños"

Por tanto, ¿para qué citarlo de manera incompleta como hace Mishlove? Para el que no se tomó  la molestia de cotejar a Gardner parecería que busca apoyo de una autoridad mundial, escéptica, para jutificar su tesitura paranormal, pero sobre la vida después de la muerte no existe autoridad humana que nos pueda decir nada al respecto.
 
Por eso digo, basado en esta y otras cosas que ya veremos, que  aquel ensayo de Mishlove no es otra cosa que un refrito sin un ápice de investigación de campo (como yo he hecho durante años, más de 30, y aquí podrán ver un 10% que decidí publicar, el resto me lo guardo para un futuro) 
 
Sobre la mejor evidencia sobre la vida post mortem, dice el parapsicólogo Jeffrey Mishlove :
 
La mejor evidencia a favor de una vida después de la muerte son los enfoques de investigación múltiples e independientes que apuntan, de diferentes maneras, a la supervivencia post mortem. Esta sección incluye nueve categorías de indagación. Se presentan aquí, en el sentido de las agujas del reloj, tal como se analizan en esta sección. En cada caso, los críticos han planteado objeciones a las que los investigadores han respondido cuidadosa y exitosamente. Se cubren los puntos de debate más destacados. 
 

El parapsicologo afirma que son fuertes cada una de estas explicaciones sobre la posibilidad de supervivencia post mortem. Pero juntas, todas, forman un marco invencible.  
 
Lo dudo mucho. Por empezar, cada una de las llamadas "evidencias" no son tales: desde el momento en que impelen una respuesta natural más simple de explicar el fenómeno que aceptar la respuesta sobrenatural y abstracta.
 
Empecemos por señalar que cuando aborda cada una de estas flechas, vemos que recurre a supuestas “autoridades en la materia” que han demostrado ser fraudulentas o , cuando menos, sus experiencias se han puesto en tela de juicio. Como por ejemplo Eben Alexander, Raimond Moody, Brian Weiss, etcétera. 
 
Personalmente Brian Weiss lo investigué años atrás, concurrí a sus congresos, y puedo entender que crea en sus libros novelados, pero no ofrece ni un ápice de evidencia de sus afirmaciones y por lo que a mi respecta, sus historias se enmarcan en el terreno de la ficción novelada, y sus congresos en los clásicos del gurú de la new age para pudientes señoras de clase media como tuve ocasion de atestiguar.


EXPERIENCIAS FUERA DEL CUERPO
 
Por otro lado, quien esto escribe también indagó en los casos de experiencias cercanas a la muerte. Es un tema inquietante, pero que dispone de varias explicaciones, como la experiencia prenatal. Ahora que no la mencione el autor de este ensayo (Jeffrey Mishlove) a la experiencia prenatal, la más sólida y contundente de las explicaciones, es no querer ver la otra cara de la moneda y a la verdad, si tal cosa existe, solo se llega observando ambos extremos.
 
Mi base de reflexión es que si existe al menos 1 explicación natural a un hecho sobrenatural, lo más probable que la respuesta se encuentre en el evento simple, y no en el que desafia las leyes conocidas. La Navaja de Ockhan. En otras palabras: no puedo, aunque quisiera, considerar algo como incontrovertible cuando existe al menos 1 fuerte razón para opinar lo contrario. 
 
Se trata de nuestra supuesta supervivencia post mortem, no se puede tomar cualquier cosa a la ligera sin el peso de una evidencia razonable y sin someterla al máximo escrutinio. Lo que buscamos debe ser totalmente irrefutable, sin dar la posibilidad a una explicación natural.
 
Luego, Jeffrey Mishlove habla de las experiencias fuera del cuerpo. Yo entrevisté varios que salieron del cuerpo. Pero lo que veían “fuera” aunque casi un calco de la realidad ordinaria, presentaba muchos detalles que no encajaban con la realidad fisica auténtica. Esos detalles hablaban de una proyección mental, más que una salida del envoltorio fisico. Lo mismo la sensación de plenitud o de amor que embarga a los que experimentan las ECM o los que dicen viajar astralmente. 
 
Pongamos en claro que las experiencias con alucinógenos, como la psilocibina también produce el mismo sentimiento. Y no significa que la persona haya muerto - o acariciado la frontera del Más Allá -, ¿Entonces?. La explicación es que la fisiología, nuestra química interna, es la responsable de las visiones, percepciones y sensaciones de los estados fuera del cuerpo.
 
Y aunque Jeffrey Mishlove menciona estas experiencias psicodélicas, no las asume como explicación a los fenómenos sobrenaturales experimentados por numerosas personas, que bajo condiciones determinadas, la fisiología podría fabricar tales estados. No. El autor dice que eso demuestra , las drogas esto es, una conciencia superior y por ende, de nuevo una evidencia del Más Allá. 
 
¿Una conciencia superior es evidencia de que sobrevivimos a la muerte? Me parece que quiere encajar una pieza de puzzle en un marco teórico inaceptable. 
 

COMUNICACION CON MUERTOS
 
Jeffrey Mishlove explora también la comunicación con los difuntos. Percepciones que clasifica de : 
 
“Según las encuestas de Gallup, aproximadamente entre el 25 y el 33 % de la población cree que se produce una comunicación mental con los muertos. Estas experiencias espontáneas incluyen sentir al difunto; fenómenos visuales, olfativos, táctiles y auditivos; sueños poderosos; escuchar música cronometrada significativamente asociada con el difunto; cosas-perdidas-encontradas” 
 
La explicación a estos eventos, que ni se toma la molestia de examinar, la encuentran aquí mismo: click aquí. y aquí. De nuevo, las explicaciones naturales - tal vez poco conocidas - pueden dar sentido a estos fenómenos sin necesidad de recurrir a lo sobrentural.
 
También, y como no podía faltar, menciona a Elizabeth Kübler-Ross, pero aquí ya analicé su caso para entender que aun en una especialista, el factor humano puede estar comprometido: click aqui  Y de nuevo, la prueba de autoridad no es prueba de que la conciencia sobrevive a la muerte.
 
 
REENCARNACION
 
Lo más interesante que menciona Jeffrey Mishlove son los casos de Ian Stevenson, un hombre que se tomó la molestia de investigar detalladamente los casos de supuesta reencarnación. Y dice el parapsicologo: 
 
“La metodología de Ian Stevenson. El Departamento de Estudios de la Percepción de la Universidad de Virginia ahora tiene una base de datos de más de 2500 casos individuales en los que los niños pequeños informan recuerdos de vidas anteriores. En aproximadamente 1.700 casos, la información condujo a la identificación de la persona fallecida anterior. Los conocemos como casos resueltos."
 
No se conocen como casos resueltos, porque si leen el libro 20 Casos que hacen pensar en la reencarnación, el propio autor dice que todavía falta evaluar la autenticidad y que seguirá trabajando en ello aplicando diversas teorías (no unicamente pensando en términos reencarnacionistas). 
 
Dice:
"Tengo en proyecto evaluar la autenticidad de todos los casos de reencarnación"

Y añade: 
"Seguiré trabajando para valorar casos de esta índole, tratando de aplicar las diversas teorías que puedan dar una justificación, del mismo modo que trataré de crear otras nuevas que se ajusten a los datos disponibles mejor que cualquiera de las hipótesis actuales".
El asunto con Stevenson es que era un investigador de campo, entonces, dice Jeffrey Mishlove
 
“Stevenson trabajó en el campo, conociendo a los niños, hablando con sus familias y con las familias de la persona anterior. Recopiló observaciones de primera mano, así como autopsias e informes policiales. En muchos casos, los niños nombraban a la persona anterior o al pueblo donde habían vivido. Los comportamientos de los niños son una característica esencial. A menudo están en línea con los hábitos de la persona anterior. Stevenson a menudo volvía a entrevistar a los niños y otros testigos después de un período de tiempo, para ver qué tan consistentes eran sus historias.” 
 
Visto así, como lo cuenta Mishlove, uno debería rendirse ante la evidencia y sosegar sus incertidumbres. Pero no.  El trabajo de Stevenson ha sido duramente criticado por The Skeptics Society, por Robert Todd Carroll, Paul Edwards, Paul Kurtz, entre otros, calificando de pseudociencia su trabajo. 
 
El problema de nuevo es el mismo: no logra ser incontrovertible esta evidencia. No nos deja boquiabiertos, sin posibilidad de criticarlo encontrándole una explicación más racional
 
El objetivo que se había propuesto Ian Stevenson, que en mi opinión es el mejor trabajo sobre la posibilidad de reencarnación, al final no se pudo concretar, la ciencia le dio la espalda, y lo peor, ni se tomó la molestia de leer el cúmulo de supuestas evidencias que había reunido, al menos esto es lo que dicen que afirmó en sus horas finales, totalmente decepcionado. Pero sí, lo examinaron y dieron por hecho que no era una prueba incontroversible. 

Entonces, otra "evidencia" más de Jeffrey Mishlove que tiene una explicación racional , ¿de qué vale sumar docenas si todas pueden ser respondidas con argumentos lógicos y racionales? Esto es como sumar de "evidencia" de la existencia de Dios a muchos religiosos de diversas sectas. Todos dirán que Dios existe, pero ¿eso demuestra su existencia?.

No es otra cosa que un argumento non sequitur : la conclusion no se deduce de las premisas. El ejemplo más burdo: «Los gatos tienen pelos y, como Félix tiene pelos, entonces es un gato»
 
 
LOS SUEÑOS Y LAS POSESIONES
 
Después el investigador Jeffrey Mishlove aborda los sueños, de nuevo, como una vertiente sobre la posibilidad de vida de ultratumbra. Un aspecto que me parece inabordable como evidencia de supervivencia post mortem. Y como no podía faltar, aborda las posesiones como otra “evidencia”. Nos dice: 
 
“La posesión, en su forma más extrema, también se conoce como reencarnación de reemplazo. El espíritu de una persona fallecida entra en el cuerpo de otra persona, reemplazando, permanente o temporalmente, la personalidad original. Una distinción interesante entre estos casos y la reencarnación es que, en los casos de posesión, los recuerdos de la personalidad que los posee no parecen desvanecerse con el tiempo. Los recuerdos de la persona reemplazada, sin embargo, parecen desvanecerse. La reencarnación de reemplazo es un fenómeno raro."

De nuevo, si investigamos el asunto nos encontraremos con explicaciones simples, del todo naturales, para explicar estos casos de posesiones. No hace falta recurrir al diablo, sino a nuestra psicología. Lo mismo los médiums, en cuyos casos ha sido demostrado que embaucaban o estaban con algunos problemas mentales claramente definidos. 
 
Recordemos que, como ya señalé, la manía del espiritismo comenzó con las Hermanas Fox, que confesaron el fraude, pero aun habiendo confesado que estaban engañando a toda una sociedad, la sociedad tenía una necesidad de pruebas de vida de ultratumbra y ellas debían seguir representando su papel. 
 
 
 
TRANSCOMUNICACION INSTRUMENTAL
 
El autor también menciona como prueba de la vida post mortem la transcomunicación instrumental, sea por psicofonías o telefonía. Y dice: 
 
“Llamadas telefónicas de los muertos. Al igual que en los videos anteriores, las personas informan haber recibido mensajes telefónicos y, en ocasiones, conversaciones bidireccionales claras con los fallecidos. Los investigadores D. Scott Rogo, en colaboración con Raymond Bayliss, investigaron cuidadosamente cincuenta casos de este tipo.” 
 
 

Creo que podrían existir docenas de explicaciones simples, naturales y racionales, sin caer en la presunción de pensar que es el muerto el que se comunica. Una de ellas salta a la vista: confusiones, engaños deliberados, necesidad de llenar un vacío existencial. Incluso pueden ser conversaciones llevadas a cabo días o semanas antes del deceso de la persona y que el cerebro, ante la terrible perdida, decide confundir la temporalidad para que el individuo asuma que sucedió después de muerta la persona. 
 
De nuevo, los sueños lucidos y estás explicaciones pueden arrojar luz: click aquí
 
 
MEDIUMS Y XENOGLOSIA
 
Parece que Jeffrey Mishlove le da un exceso de aceptación a los casos de médiums (considera a Allen Kardec, un farsante conocido, como un pionero), los psíquicos, la comunicación con muertos, y a las fotografías que podrían revelar una vida post mortem también son "evidencia" para este hombre. Lo mismo la Xenoglosia: la habilidad de una persona de dominar lenguas que no habla y que de pronto parecen sacar a relucir. 
 
Conocí a una chica que me dijo que había hablado en latin sin conocer el idioma. Más allá de lo curioso del episodio, que queda en anécdota, la pregunta es ¿qué validez tendría algo de esta naturaleza para presuponer que se sobrevive a la muerte?. Es como asumir que si hubiera una prueba de la existencia de Dios debemos estar seguros de que existe el Más allá. ¿Por qué?. De nuevo, Jeffrey Mishlove apunta a un argumento non sequitur.
 
El ensayo de Jeffrey Mishlove está basado, por lo que percibí de su lectura, en un paradigma propio del autor que da por sentado verdades que no lo son, asume un marco ontológico que dirige al lector a una respuesta que va condicionando en distintas partes del estudio. En suma, que es un ensayo refritado, con citas de muchos charlatanes reconocidos, con evidencias débiles, que ni aun aunadas todas pueden ser algo válido que explique la vida de ultratumba. 
 
 
ECTOPLASMAS DE MISHLOVE
 
Y no hablemos de los ectoplasmas a los que Jeffrey Mishlove cree plenamente, y nos dice: 
 
“En el siguiente video, la periodista Leslie Kean comparte su experiencia de ver ectoplasma producido en una sesión de espiritismo con Stewart Alexander a través de la dirección de la voz espiritual de Walter Stinson. El ectoplasma es una sustancia real que ha sido fotografiada, aunque no se entiende. Según Stewart Alexander, el equipo de espíritus usa ectoplasma para crear varios efectos. A veces, el equipo espiritual usa ectoplasma para la materialización. A veces, lo forman en varillas para levitar objetos y moverlos. Kean explica que vio aparecer el ectoplasma como una sustancia amorfa y turbia. Luego se convirtió en una mano humana sólida que podía tocar. Después de eso, ella lo vio desaparecer.” 
 
Formación de ectoplasma en Mary Ann. La cara de Marshall durante una sesión de espiritismo. Imagen del ensayo de Jeffrey Mishlove

Como se demostró a lo largo de los años, no se pueden analizar estos casos sin que un ilusionista esté presente. Como ilusionista que soy, aunque no ejerzo la profesión de manera laboral, no puedo dejar de pensar en docenas de explicaciones a estos hechos. Todos los casos de ectoplasmas contados en la historia se demostraron fraudulentos. ¿Realmente esto es una evidencia de vida post mortem?. 
 
Aun asumiendo que fuera auténtico un ectoplasma, ¿por qué lo toma como evidencia de vida post mortem salvo que, de nuevo, el responsable sea el paradigma del autor, la previa aceptación ciega de algo que jamás ha sido demostrado?.

Me recuerda una anécdota de mi abuela que me contó de niño cuando vio un fantasma. Ocurrió en Mendoza donde vivía, una noche en su casa rural. Ella me dijo que pasó por un largo y oscuro pasillo y lo vio, de costado, apoyado en un sillón. Era un espectro, un fantasma.

- ¿Como era ? -le pregunté
- Como una persona con una sábana encima.
- ¿Y no sería una persona con una sábana encima?.
-No lo sé, no lo quise ver y pasé rápido por el costado.
 
Creo que, incluso más, el caso de las mujeres que conocí en San Isidro que se comunicaban con el hijo y hermano fallecido, es mucho más válido que todas las citas de este hombre. Porque ellas disponen de cintas de estas grabaciones. Pero aun así, se asoma la posibilidad de que tenga una explicación racional, del todo natural, que no necesariamente implique que haya vida post mortem. 
 
 
CONCLUSIONES PREMATURAS
 

Me cuesta sopesar que Robert Bingelow, deseoso de obtener respuestas, se haya conformado con una conclusión prematura, refutada por todos los flancos por hechos positivos a lo largo de los años, y encima le conceda un galardón de tanto dinero. 
 
Si busca una evidencia, esta no lo es. No se puede demostrar con hechos naturales tan controvertidos y refutados fenómenos que conciernen al terreno sobrenatural. La única forma que podría demostrarse algo de semejante calibre es con evidencias casi sobrenaturales, que rompan las leyes de la naturaleza. 
 
Pero estos fenómenos, por lo que tuve ocasión de investigar y que pronto verá la luz en un libro editado, son tan esquivos como los rayos de una tormenta: nunca se sabe cuando se producirán, y cuando se producen, en general asumimos que tienen una explicación racional. 
 
Como por ejemplo este Revival: click aquí. 
 
Rompiendo el telar de la naturalidad, parecen incorporarse a nuestro mundo ordinario eventos atestiguados por docenas de personas . Pero aun así, esto no es una base sólida para considerar una existencia post mortem. Puede ser todo un enorme tinglado. Nos pueden estar embaucando. La prolongación de la vida al morir es un evento demasiado crítico, demasiado profundo, como para considerar una parva de datos inconexos como evidencia. 
 
Mientras una sola voz se alce con una explicación plausible y natural, contrarestará la supuesta "evidencia" : perderá peso y deberá revaluarse. ¿ Por qué no pensó en esto Jeffrey Mishlove tan deseoso de presentar un argumeno falacioso?
 
Termino de escribir este informe con un nudo en la garganta. Como si me estrangularan. Es la angustia de saber que un charlatan le ha timado a una persona que busca respuestas y lo ha hecho con las mismas cosas de siempre. Ni siquiera ha sido original. La angustia de saber que mientras sucedió esto, debo levantarme todos los días para trabajar en un trabajo ordinario por un sueldo mísero que me permita subsistir en este mundo, mientras el charlatán, con su título académico bajo el brazo pero sin un ápice de amor por la verdad, se lleva medio millón de dólares. 
 
Pero ¿que puedo pensar si después de todo el jurado de tal concurso lo integraban personalidades como Brian Weiss, cuyo comercio con la reencarnación lo volvió un showman y gurú?. 
 
El amor por la verdad debe trascender al propio hombre y sus títulos de autoridad. Recomiendo al autor del ensayo galardonado, este es Jeffrey Mishlove, si su ego permitió leerme hasta aquí, que lea a Ernest Becker y su libro La Negacion de la muerte, pues todo su estudio, aquel ensayo premiado, no es otra cosa que un intento desesperado de negar lo irremediable. 
 
Con esto no digo que no haya vida post mortem. Sólo que no existen evidencias, todavía, que demuestren que la hay. No es una evidencia la supuesta actividad paranormal, ni los sueños con muertos (es una probabilidad del propio azar que matemáticamente tiene una simple explicación) ni los médiums que incorporan espíritus desencarnados, ni la reencarnación hipotética, tampoco los instrumentos que parecen utilizar los muertos para comunicarse, ¡menos los ectoplasmas!. 
 
Esto puede, con todas las ganas, revelar un algo más allá de la realidad, un absurdo en la existencia cotidiana, pero no necesariamente una vida post mortem. Esto debe quedar claro, sobre todo si asumimos que a un camaleón jamás le interesaría dejar una evidencia de que el insecto tendrá una vida futura cuando se lo devore. Simplemente se lo come. Y a otra cosa. Así es la muerte y las leyes que nos rigen. Indiferencia total. La historia lo viene demostrando de manera impecable.
 
Como decía Carl Sagan: afirmaciones extraordinarias requieren evidencias extraordinarias. Este ensayo de Jeffrey Mishlove carece por completo de una integración y un equilibrio con la busqueda de la verdad. No presenta nada extraordinario. Todo lo contrario.
 

Un video al respecto que hice: 

No hay comentarios: