Buscar este blog

Extraterrestres en el pasado


Creo que el título lo dice todo. Pero por si las dudas…

Si hubo alguien en la historia de la ufologia y el mundillo de lo paranormal que dejó su imperecedera impronta ese fue, a no dudarlo, Erich von Daniken. Un narrador excepcional que hizo suspirar a más de un insatisfecho de este mundo y lo llevó a otros mundos más plausibles que este. Pero atención. Así también su información no ha sido muy acabada.

Si pensamos que sus ventas en libros ascendieron a más de 40 millones, tal vez nos hagamos una idea de que gustaron sus libros. Ya con “Chariots of the Gods?” hasta su “The Gold of the Gods” vemos que este hombre tenía la idea fija en los dioses del pasado, presumiblemente extraterrestres, arquitectos de nuestros más grandes emblemas y monumentos.

Y sí. Ahora que lo pienso detenidamente, no creo necesario que resuma lo que pienso de este hombre. Ya hubo otros que definieron sus trabajos. James Randi dijo en su magnífico “Fraudes Paranormales”:

Ha Perfeccionado la técnica tosca de la Gran Mentira utilizada por otros y nos ha ofrecido, en su lugar, el Hecho Provocador. Nos bombardea con fragmentos de información interesantes y, en algunos casos, bastante válidos, y nos permite suponer que lo que ha presentado resulta pertinente y cargado de significado y pruebas ocultas”.

Pero, amén de esto, hay algo importante a destacar: Su legado.

En efecto, hoy son muchos - demasiados diría – que se sienten inclinados invariablemente a sus hipótesis por demás estrafalarias.

Y es que aquel hombre hace uso de sus muchos viajes y de sus muchas incursiones que “contradicen” a la Ciencia oficial para presentar un producto vendible a una sociedad que prefiere las respuestas “extraoficiales” que las que imparte la “siempre equivocada” ciencia. Y allí arriba, en el cielo, siempre hay una gran contestación.

Es una lástima. Porque es en virtud de la penosa búsqueda científica que hoy día, pese a sus deficiencias (se entenderá que hablo de “deficiencias” por el problema nuclear y la ciencia biológica en la guerra), sabemos lo que sabemos y podemos estar sobreviviendo en este mundo. Y pregunto ¿alguien se imagina viviendo en un pasado, sin comunicaciones, sin televisión, sin cine, sin medicinas fiables, sin transportes confiables, sin luz ni ordenadores?

Seguramente muchos. ¿Cuanto tiempo podría resistir una persona de la era moderna en tal tiempo? ¿Acaso no sería nostálgico y turbador volver a los tiempos primitivos?.

Bueno, para von Daniken no es así. Porque allí están sus antepasados verdaderos, los extraterrestres.

Pero veamos quienes en realidad estuvieron en el pasado.



IMITADORES: “EL VON DANIKEN ESPAÑOL”.

La moda por los astronautas en el pasado empezó con Erich von Daniken, esto es indiscutible. Pero luego, hubo otros que aprovecharon la movida para plegarse en sus dudosos estudios.

Así empezó J.J.Benitez.

He hizo suya la afirmación más controvertida de Daniken. Aquella que mencionaba a las líneas de Nazca, las Piedras de Ica, y a la tumba de Palenque como prueba innegable del paso ET por nuestra bella tierra.

Y no tardó en disparar su cámara fotográfica. Allí, en el sarcófago mexicano estaba la verdad… ¿o la mentira?.

Pero empecemos delineando esta historia.

Fue el arqueólogo Alberto Ruz Lhuillier quien hizo el formidable descubrimiento entre 1949 y 1952 de un sarcófago atiborrado de augustas alhajas y ofrendas, en Yucatán, México.

En la tapa de este sarcófago - descubierto debajo de una pirámide Maya - está grabado la figura de un hombre en “posición fetal” que, según todos los partidarios de esta tesis, corresponde a un ser del espacio (pero claro, con rostro de Maya!)

Es más: hasta ven tubos de oxígenos y otros equipos sofisticados. Incluso las llamas que estilan hacer los cohetes en el despegue.

Así, rápidamente se acuñó el título al descubrimiento y dio vuelta al mundo:

“El Cosmonauta de Palenque”.

Pues bien. Pongamos orden al asunto.

Aquel dignatario que fuera hallado dentro del sarcófago tiene nombre y fecha de defunción, claramente Maya. Pero lo interesante de este grabado controvertido es que todas las figuras que lo integran forman parte de otras representaciones típicas Mayas, como los pájaros Quetazl , el Dios de la Tierra, el árbol de la vida.

Se entenderá mejor al ver las fotografías y sus comparaciones visuales.




(Nótese el tremendo parecido con aquella representación, al costado derecho, de un ritual Maya. Es notable que los símbolos estilizados de ambos grabados pertenecen a la misma imaginería típica Maya que nada tiene que ver con naves o seres de espacio. Material del libro “Los fenómenos Paranormales: una reflexión critica” del físico Henri Broch)


(Lo tres pájaros quetzal, y las tres representaciones del dios de la tierra, símbolos populares del arte Maya. Los últimos corresponden al del sarcófago de Pacal; el parecido es muy transparente para ahorrarme añadir algo. Pero así y todo, Benítez y Däniken piensan que el emblema de la derecha es la parte trasera de un cohete. Allá ellos, están en su derecho pensar lo que quieran)

Aquellas estilizaciones no son ingenios aéreos ni espaciales.

No se trató de dejar un legado de la visita a nuestro planeta por extraterrestres.

Como bien demostró Ronald Story en su “Los Dioses del Espacio revelados”, aquel astronauta es simplemente un Maya.

O como dijo Dorsinfang-Smets mucho antes de que empezará la moda “Astronautas en el Pasado” propugnada por Daninken primero y luego por Benítez:

“ Un hombre con rostro grave y sereno cubierto de joyas descansa, con el torso inclinado hacia atrás, en un altar formado por la mascara del monstruo de la tierra”

La pregunta es y será: ¿Hasta cuando vamos a creer en la respuesta más popularizada en lugar de fijarnos de forma critica si es cierta o no?.